CÓMO ESCOGER SU CONSULTOR DE FRANQUICIAS
 
Determinar quién debe ser su consultor en franquicias es un proceso que requiere de gran atención, dedicación y compromiso para con su propio negocio. El consultor adecuado puede hacerle ganar millones, el consultor equivocado puede llevarlo a la quiebra.
 
A continuación se presentan las principales características que debe satisfacer un consultor en franquicias profesional de primer nivel.
 
Experiencia: No se deje impresionar por expertos “de escritorio”, “o de libro” No hay substituto para la experiencia. Su consultor debe tener experiencia personal de campo en el desarrollo, pero también en manejo, administración y operación de cadenas de franquicias de nivel internacional, no simplemente de cadenas locales desconocidas y de éxito limitado. Se requieren muchos años de experiencia para formar un consultor en franquicias, considere cuanto tiempo su consultor lleva involucrado directamente en la industria de franquicias y su trayectoria profesional.
 
Listado de clientes: Obtenga una lista de referencias que el mismo consultor le debe proporcionar y converse con una muestra representativa. Hable con franqueza sobre si el consultor cumplió las expectativas de sus clientes, el nivel de servicio, el cumplimiento de fechas y otros renglones de su relación con el consultor. Es importante consultar que servicios proporcionó el consultor a determinado cliente, porque en algunos casos un consultor desarrolla una franquicia y posteriormente otro consultor comercializa la franquicia, es importante conocer la diferencia para que pueda tomar una mejor decisión.
 
Diversidad de Mercados Atendidos: Gran parte del valor de su consultor está representado por la diversidad de mercados en los que ha atendido clientes. Mientras más amplia la variedad de mercados, mayor la experiencia que ese consultor puede aplicar en su trabajo para usted y por consecuencia, mayor la riqueza y contenido estratégico y táctico de su programa. Si usted es restaurantero, no se deje impresionar por consultores que han desarrollado solamente restaurantes. Seguramente su programa no tendrá la dimensión que le permita competir con talleres mecánicos, boutiques o panaderías.
 
Conciencia de los niveles de competencia en franquicias: Aunque usted sea el único en su giro otorgando franquicias, su competencia son todas las demás franquicias en su rango de inversión. Asegúrese que su consultor reconoce los verdaderos factores de competencia y que está en posición de crear valores agregados y candados tecnológicos a su programa, para asegurar su permanencia, su rentabilidad y la fidelidad de sus franquiciatarios.
 
Metodología: Asegúrese de que su consultor cuenta con tecnología de punta, con un método propio probado y comprado por años con casos de éxito en el otorgamiento y desarrollo de franquicias a largo plazo.
 
Capacidad de análisis: Su consultor debe tener una capacidad de análisis probada y comprobada a través de sistemas de comparación con el mercado y con sus competidores. No permita que le digan simplemente “No se preocupe, sé que su programa de franquicias va a ser un éxito…. usted no tiene competencia”.
 
Alcance de los servicios: Asegúrese que el consultor le presenta temarios y alcances de cada documento o proceso con anticipación. Nada más frustrante que a la mitad del programa, el consultor le diga que “no se incluyó” esta o aquella actividad y que ahora se retrasará el programa o que le costará más.
 
Unidad en la dirección técnica de su programa: (Todo bajo el mismo techo) Su consultor debe tener todos y cada uno de los servicios en forma integral y bajo una sola dirección técnica. Un programa de calidad profesional es aquel que no tiene “fugas” o fisuras, muy comunes en consultores que sub-contratan servicios a terceros.
 
Cotización en firme: Un consultor serio siempre cotiza en firme, con base en un alcance previamente acordado con usted. No permita que le coticen “sujeto a cambio sin previos aviso”. Su programa puede costarle el doble de lo estimado.
 
Atención de la más alta autoridad en la empresa: Asegúrese de que quien atiende su negocio es el Presidente de la empresa en persona y que su programa no es encargado a empleados de tercero y cuarto nivel. Usted está pagando por lo mejor que tenga la empresa. No se conforme con menos.
 
Conflicto de intereses: Algunos consultores son, al mismo tiempo, franquiciatarios y hasta socios de ciertos clientes. Inclusive operan sus propias cadenas de franquicias. Tenga cuidado porque existe el riesgo de que tengan intereses creados o acaben duplicando su negocio más adelante.
 
 

 
10a.jpg10b.jpg10c.jpg10d.jpg10e.jpg10ff.jpg10gg.jpg10hh.jpg10ii.jpg10jj.jpg10kk.jpg10ll.jpg10mm.jpg10nn.jpg10oo.jpg10pp.jpg10qq.jpg10rr.jpg11a.jpg11b.jpg11c.jpg11d.jpg11e.jpg11f.jpg11g.jpg11h.jpg11i.jpg


NOTICIAS AGF